Preparación mental del desempleado

Estar en paro cuando uno quiere trabajar es duro, muy duro: es algo que nadie puede negar. Y lo es porque afecta y condiciona todas las facetas de tu vida personal, te genera todo tipo de inseguridades y trabas: al no tener dinero, no puedes desenvolverte con soltura en una sociedad donde todo se mueve a través de su uso (pagar la factura de la luz, comida, impuestos, invitar a la novia al cine… todo), el plan para desarrollar tu vida (comprarse un piso, fundar una familia…). Esto causa un enorme impacto psicológico, que suele manifestarse en ansiedad, depresión y baja autoestima… elementos que, a su vez, tampoco ayudan en nada a mantener la mente en las condiciones necesarias que se requieren para buscar trabajo activamente: motivación, perseverancia, tono positivo… lo cual nos conduce a un círculo vicioso del que a veces resulta muy difícil escapar, con el consecuente deterioro de la salud personal.

impacto psicológico

Por ello hay que ser consciente de que, si estas desempleado, necesitarás estar preparado mentalmente para pasar ese tiempo, ya sea un mes o dos años. Aquí te dejo unos consejos que has de interiorizar para no sufrir más de lo estrictamente necesario:

1-No estás solo: aunque lo parezca, el desempleo no es como una enfermedad individual (más bien podría decirse que es casi una epidemia, una enfermedad de la propia sociedad en su conjunto). Por suerte o desgracia, muchas otras personas te acompañan en tu situación, por lo que has de frenar en seco cualquier pensamiento que ataque tu autoestima: no estás en paro por falta de valía personal y capacidades (todos las tenemos, y muchas, infravaloradas casi siempre), sino porque la organización social tiene esa deficiencia, y aún no es capaz de cumplir con la obligación constitucional de poder brindar a todos sus ciudadanos el derecho efectivo de poder trabajar. Aprende a detectar cuándo surgen en tu interior esa clase de pensamientos y grítate a ti mismo ¡STOP!, y cámbialos por otros de corte positivo, dirigidos a la búsqueda y no a la autocompasión o el autodesprecio. Notarás un cambio impresionante en tu estado de ánimo y forma de ver las cosas.

2-Busca ayuda si la necesitas: más allá de la fortaleza personal de cada uno para encarar su circunstancia, has de recordar que la sociedad también cuenta con recursos que puedes utilizar en tu beneficio: pregunta en tu oficina de empleo, en los Servicios Sociales de tu localidad. Existen asociaciones de apoyo, ayudas concretas… no dejes de saber a qué tienes derecho en tu situación de desempleo.

3-Organízate bien el tiempo: cualquier día puede ser increíblemente provechoso, o una completa pérdida de tiempo; depende ante todo de ti, de cómo te lo estructures y planifiques, de los contenidos que les des a tus días. Cuando uno está desempleado, casi sin darse cuenta, suele tender a perder mucho tiempo improductivamente, debido a la falsa idea de que contamos con todo el tiempo del mundo para hacer lo que queramos. Volveremos sobre este punto con más detalle.

Empieza a asimilar estas ideas, y nos leemos en el próximo artículo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *